27.6.14

Esterilizador, ¿Sí o no?

Soy partidaria de no comprar demasiadas "tonterías" para la llegada del Señor Bebé. En realidad, me encantan todas las tonterías, pero quiero ser algo más práctica, ya que no nos sobra ni el dinero ni el espacio. También pienso que hoy día hay demasiadas cosas para los bebés. Creo que las marcas se aprovechan del desconocimiento de los padres y del ansia por querer lo mejor para los hijos y nos crean necesidades que en realidad no existen. Nuestros padres nos criaron con menos -porque muchas cosas de hoy día no existían- y aquí estamos tan sanos y felices. Es lo que me ocurre con la idea de comprar un esterilizador.

Hay opiniones para todos los gustos. Desde el principio he pensado que no era algo necesario. Creo que las cosas del bebé hay que desinfectarlas bien, pero sin obsesiones. De hecho, según tengo entendido, muchas veces ese afán por aislar al niño de todo y sumergirlo en una especie de burbuja hace que luego éstos tengan alergias o sean más débiles ante cualquier bacteria. Por otra parte, el niño va creciendo y con ello empieza a llevarse a la boca todo lo que encuentra, es decir, objetos que no han sido introducidos en ningún esterilizador. Así, mi idea es no comprar ningún esterilizador. Considero que el niño tiene que enfrentarse a las bacterias desde el principio. Pues éstas, queramos o no, están ahí. No sólo en los biberones o chupetes, sino en sus sábanas, en nuestras manos cuando lo cojamos, en nuestra ropa, en su ropa, en el cambiador cuando lo pongamos... En todo. Sería contradictorio que le esterilice el biberón y el chupete pero no su ropa o sus sábanas y toallas. Así que mi idea es limpiarlo todo muy bien, con estropajos distintos a los que usemos para nuestros platos y recurrir en todo caso al baño maría de toda la vida. Además, al principio, si toma el pecho tampoco es demasiado necesario esterilizar mucho. Seguro que más de una estaréis en contra de lo que digo aquí, pero después de pensarlo mucho es la decisión que he tomado para usar con el Señor Bebé. Respeto a las que opten por el esterilizador, así que nadie se ofenda por lo que pienso.

Por último, quiero añadir que, quizás, empecé a plantearme este tipo de cosas a raíz de un documental que vi en el que explicaban que en los países nórdicos tienen la costumbre de, al llegar a casa después del hospital con el recién nacido, sacarlo al balcón o terraza para que pase la primera noche a la intemperie. Precisamente para que el bebé cree sus propios anticuerpos y se acostumbre a las bajas temperaturas. Esto me parece un poquito excesivo. No me veo dejando al Señor Bebé en la terraza al frío (y eso que aquí las temperaturas son muchísimo más elevadas) mientras nosotros dormimos plácidamente en el interior de la casa. Sin embargo, creo que a veces sobreprotegemos a los más pequeños cuando también tienen que enfrentarse a esas bacterias que están en cada rincón de nuestra casa, por muy limpia que la tengamos.

Me despido ya dejando dos enlaces que me han parecido interesantes sobre este tema: Enlace 1, enlace 2.

Algunos de los esterilizadores que se venden en el mercado

4 comentarios:

  1. Imagino que te llegarán comentarios de todo tipo, pero yo no utilicé esterilizador porque en las clases de preparación al parto nos explicaron justamente eso que dices que esa obsesión por esterilizar todo al final pueden aparecer mas alegias y un sindrome que no recuerdo el nombre. A nosotros nos recomendaron limpiarlo todo muy bien con agua y jabón y fue lo que hice, pero no esterilicé nada.
    Habrá quien piense que soy tan bruta como los nordicos, que la sangre vikinga todavía debe correrles por sus venas... ainsss ¿cómo pueden dejar al niño al fresco y ellos dentro??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que pienses igual, sobre todo porque tú ya tienes experiencia, así que me es más útil... Lo que no sabía es que también puede aparecer un síndrome además de alergias.
      Lo de los nórdicos es demasiado fuerte, no sé cómo pueden hacerlo la verdad
      Gracias por el comentario, besitos

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo... Creo que hay una industria terrible detrás del mundo bebé! Se aprovechan de nosotros, pobres padres primerizos...

    Personalmente no hemos comprado el esterilizador, lo primero de todo porque tenemos pensado el darle lactancia materna... En segundo lugar porque siempre he oído que hervirlo de toda la vida también funciona. Total, que si al final la lactancia materna fracasa (espero que no!) supongo que nos lo plantearíamos.

    Lo de que pasen la noche a la intemperie es un poco fuerte, no?? ;)

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es un poco fuerte, se ve que a ellos les funcionará, será su tradición, pero yo no sería capaz de dejar al niño ahí fuera
      Pues eso pienso yo, que con la lactancia materna tampoco va a ser muy necesario y, a unas malas, pues a hervir y desinfectar :)
      Gracias por comentario, besitos

      Eliminar

¿Me dejas un comentario?, ¡Gracias! :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...