24.6.14

Los 10 súper poderes de una embarazada

En estos meses de embarazo me he convertido en una variante de mi propio ser. Me explico: He desarrollado nuevos súper poderes, algunos podrían ser útiles, otros son súper poderes más tóxicos, pero sea como sea, creo que todas las embarazadas tenemos súper poderes. (Una entrada escrita tomándomelo todo con humor, así que hay alguna que otra exageración pero todo lo que os cuento es verdad, en mi caso)

1. Súper olfato. Puede ser bueno o puede ser malo. Si se quema la casa y tú eres capaz de detectar ese olor a quemado desde dos plantas más abajo gracias a tu súper olfato, sin duda el poder es bueno. Si estás repleta de náuseas y cualquier olor te provoca ganas de vomitar, y encima tú hueles lo que nadie huele, ese poder es malo.

2. Súper oído. Digamos que está bien, excepto porque tiene su parte menos agradable y es que hasta durmiendo, y con tapones, escuchas lo más mínimo y te despiertas -cuando por fin habías conseguido quedarte dormida-. O estás en casa y, de pronto, escuchas un ruido que empieza a desesperarte y no sabes de dónde viene.

3. Calorías. Está bien si te quedas embarazada en invierno. Digamos que en verano, eso de tener más calorías de lo habitual (me refiero a tener calores y sofocos) no es tan divertido.

4. Capacidad de que tu cuerpo multiplique el agua que bebes. A mí me ocurre sobre todo por las noches. Intento no beber mucho mientras ceno, sin embargo, no sé cómo, me paso las noches yendo al servicio y parece que me hubiera bebido todo el embalse municipal.

5. Capacidad de prever lo que puede ocurrir. Con esto me refiero a que yo no suelo ser especialmente miedica. Si voy en el coche de copiloto no voy asustada normalmente. Sin embargo, ahora, voy en tensión. Todo el rato mirando lo que pueden hacer los tres coches que circulan más adelante y los otros tres de al lado. Así que me he convertido en una copiloto 'coñazo' de esas que van diciendo: "Cuidado con ese", "Ese se va a cambiar sin poner el intermitente", "No lo adelantes ahora"...

6. Súper protección. Voy andando por la calle y, sin darme cuenta, mis brazos se convierten en un escudo protector de mi barriga. Como no sé qué pasa últimamente en la sociedad que la gente anda sin sentido, estrellándose con los otros -o no sé si sólo conmigo-, que a veces parezco invisible y hay que tener mil ojos para que no te pisen, cada vez que alguien se me viene encima, mis brazos van corriendo a proteger a la barriga.

7. Poder tóxico 1: Torpeza. Ahora me cuesta terminar algunas frases, saber qué iba a decir o decirlas con coherencia -sin confundir palabras-. Me cuesta más entender algunas cosas. Se me olvidan otras. Incluso me tropiezo más fácil o se me caen más las cosas. Es una nueva habilidad bastante detestable. Espero volver a mi ser cuando esta etapa termine.

8. Poder tóxico 2: Asfixia. Es casi imposible que suba una cuesta a la vez que hablo. Incluso andando en una recta me cuesta. A veces hasta estando sentada. Eso de que me falte el aire una y otra vez es una nueva sensación que no me gusta nada.

9. Poder tóxico 3: Convertirse en una especie de drácula. Yo, amante confesa del sol, ahora huyo de él. Me agobia estar bajo el sol, me baja la tensión, me cansa, me quema, y me molesta también a la vista. Ahora soy una buscadora de sombras y prefiero salir a horas en que el sol no caliente mucho.

10. Y cómo último poder... Voy a tener que dejarlo aquí pues ya no recuerdo lo que iba a escribir. ¿No os decía, que se me olvidan las cosas? :)

Super poder Olfato
Super poder Oído



8 comentarios:

  1. jaja, algunos son muy buenos! Reconozco que a mí todo eso no me ha pasado, pero sí que me identifico en unos cuantos ;)

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    ResponderEliminar
  2. Me han gustado tus superpoderes. Aunque no los comparto todos, en especial olvidarse de las cosas, lo llevo muy al día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes suerte, yo estoy algo olvidadiza :)

      Eliminar
  3. Es cierto, hay muchos poderes que yo también desarrollé, jeje. El de superprotección de la barriga es muy grande sí, y el del olfato. Había días que no podía viajar en autobús porque según quién se me sentara al lado me ponía mala...
    Ya veo que te has animado con los dibujos... jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces uno se topa con gente que huele regular. A mí me pasa mucho en el ascensor, que a veces no sé dónde meterme e intento aguantar la respiración lo máximo posible
      Sí, me ha dado por hacer algunos dibujitos, jeje

      Eliminar
  4. Jajajajaj nunca lo habia pensado como super poderes, que lindo que lo veas asi! besos

    ResponderEliminar

¿Me dejas un comentario?, ¡Gracias! :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...